Es verdad que a veces nos hacemos “pesados” con el repetitivo mensaje de la necesidad de bajar el peso, sobre todo coincidiendo en épocas posteriores a vacaciones que es cuando más nos relajamos y perdemos de vista los hábitos y la rutina que nos permite mantener nuestro cuerpo en forma.

Pero no desistimos, ya  que nuestro convencimiento es absoluto, el exceso de peso y la obesidad disminuyen la esperanza de vida y la calidad de la misma. Y es que las cifras son contundentes:

  • La obesidad y la diabetes tipo 2 están consideradas epidemias dentro de los países desarrollados.
  • Una obesidad media hace perder aproximadamente unos 7 años de vida en una persona no fumadora y 14 años en un fumador.
  • El 30-40% de los cánceres, el 20% de las enfermedades cardiovasculares y muchos casos de diabetes podrían evitarse bajando el consumo de los ácidos grasos saturados.

Os queremos recordar que nuestro organismo dispone de un segundo cerebro situado a lo largo del tubo digestivo, también llamado sistema nervioso entérico. Este puede ser determinante en la aparición de numerosas patologías incluso no digestivas como la enfermedad de Parkinson.

Otro concepto imprescindible a tener en cuenta  en la pérdida de peso son los ritmos biológicos y dentro de estos destacar el ritmo circadiano que participa en la asimilación y transformación de los nutrientes.

Así pues en el desayuno hay que dar un aporte de alimentos ricos en ácidos grasos saturados. Serán los que nos aporten la energía necesaria para el buen funcionamiento de nuestro organismo (mantequilla, huevos, jamón, queso…). Evitaremos los azúcares de absorción rápida (pan blanco, cereales azucarados…)

Al medio día podemos consumir proteínas, necesarias para la primera parte del día en el que necesitamos dinamismo y claridad mental. Las acompañaremos de verduras, hortalizas y glúcidos de absorción lenta.

En el momento de la merienda, la alternativa a la bollería y los dulces será la fruta.

Por la noche, el pescado azul rico en ácidos grasos de cadena larga acompañado de verduras y hortalizas será imprescindible para reparar nuestras células durante la noche.

En Institut Mèdic Estètic Dr. Nieto, su bienestar es nuestro éxito. Por ello llevamos más de 30 años dedicados a la nutrición y 14 años trabajando la Dieta de aporte proteico con un porcentaje de éxito muy elevado y una experiencia consolidada.

¡Bienvenidos a los nuevos y saludables propósitos del año que empieza!